miércoles, 12 de marzo de 2008

Era un dia de invierno, y los copos de nieve caían del cielo como plumas blancas. Una reina estab sentada a la ventana cuyo marco era de ébano, y cosía, mirando la nieve caer. De pronto distraída se pinchó un dedo, y cayeron tres gotas de sangre en la nieve. Hacía tan bonito lo rojo sobre lo blanco que la reina exclamó:
- Me gustaría tener una hija, tan blanca como la nieve, tan roja como la sangre, tan negra como el ébano del marco de la ventana!

Pasó algun tiempo y al reina tubo una niña, cuyo cabello era tan negro como el ébano, mientras sus mejillas eran tan rojas como la sangre, y su tez tan blanca como la nieve. Por esto y en recuerdo de aquella tarde de invierno la llamó Blancanieves.
...







1 comentario:

laChicatopo dijo...

Me encantan!!! ¿me los puedo pedir para mi cumple?? aunque sea con retraso...

Carmela